La incertidumbre electoral y las eventuales alianzas se colaron en una cena del círculo rojo