La emotiva carta de un admirador de Emiliano Sala que recorre el mundo