La economía global no está en crisis, pero sigue igual de vulnerable