La dictadura de Maduro niega la ayuda humanitaria internacional pero aceptó medicinas procedentes de Cuba y China