La crisis de una ciudad fronteriza no tiene nada que ver con los migrantes