La Ciudad limita el uso de sorbetes