La brecha entre el alto costo laboral argentino y el de Brasil es la más baja en 7 años