La “bola de nieve de la Leliq” se derrite en términos del PBI y de las reservas del Central