La baja de tasa surte efecto: el dólar se acerca a la zona de “no intervención”