Kim Kardashian y Kanye West cancelaron la compra de una propiedad en el “búnker de los millonarios” y perdieron cientos de miles de dólares