Junko Watanabe, sobreviviente de la primera bomba atómica: “Si podía volver a florecer en Hiroshima, nosotros también podíamos seguir”