José “Koko” Domínguez, el esgrimista solidario que sueña con Tokio