Investigadores fabricaron ladrillos con desperdicios humanos