Hace veinte años empezó a coleccionar juguetes antiguos y ahora abrió un museo que invita a regresar a la infancia