Ganó la lotería 14 veces usando las matemáticas, pero su premio más...

Ganó la lotería 14 veces usando las matemáticas, pero su premio más grande fue gracias a la suerte

97

Stefan Mandel tuvo un problema. En la década de los 60 vivió bajo el régimen opresivo de la Rumania comunista. Fue un problema que compartió con millones de personas, pero a Mandel, un economista capacitado y experto en cuestiones numéricas, se le ocurrió una solución bastante novedosa. Decidió que iba a ganar la lotería.

Ahora, a medida que el premio mayor de Powerball se incremente a USD $750 millones -el cuarto premio más grande en la historia de los EEUU-, quizás usted también decida jugar la lotería. Sin embargo, Mandel tenía una forma para ganarla que funcionaba mejor que la pata de un conejo, la biblioteconomía o los golpes en la madera.

Mandel calculó que si compraba boletos con ciertos bloques de números, podría garantizar una victoria en el segundo lugar.

Convenció a dos amigos, sus primeros “inversionistas“, para que participaran en el plan con él.

No ganaron el segundo lugar; ganaron el primero.

“Ganamos 72,783 leu -moneda rumana- (17184.43 dólares), que fue equivalente a unos 18 años de salario”, dijo Mandel a Planet Money en 2016.

Mandel utilizó sus ganancias para escapar de Rumania con su esposa e hijos, y finalmente se estableció en Australia. Y ahí fue donde perfeccionó su plan.

Usando una sala llena de impresoras y un programa de computadora que él creó, Mandel descubrió la logística de comprar cada combinación de números en una lotería que le garantizarían una victoria.

Todo lo que necesitaba era suficiente dinero para comprar todas las entradas. Así que encontró más y más inversionistas, a quienes les prometió una parte de las ganancias.

Funcionó. Él y sus inversionistas ganaron la lotería. Luego lo ganaron de nuevo. Y otra vez. Mandel ganó 12 veces a lo largo de la década de los 80, según una entrevista que hizo con el programa de televisión en los 90, “Cómo hicieron eso”.

Eventualmente, Australia hizo tantos cambios a sus leyes de lotería que ya no podía dirigir su negocio.

(Taylor Turner/The Washington Post)

Pero 13 victorias no fueron lo suficientemente afortunadas para Mandel, por lo que puso sus miras en Estados Unidos y la lotería de Virginia. Se convirtió en su objetivo porque, en ese entonces, Virginia contaba con menos combinaciones de números que otras loterías. Mandel concluyó que solo costaría $7.1 millones comprar todos y cada uno de los boletos. Además, legalmente podía imprimir y completar su boleto en casa.

Mandel reunió fondos de miles de inversores y luego esperó una bolsa lo suficientemente grande como para justificar su atrevido plan. En febrero de 1992, finalmente lo consiguió. La lotería de Virginia había aumentado a $ 27 millones, una cantidad enorme en ese momento, lo que le daba a Mandel tres días para comprar todas las combinaciones de números. Desde Australia.

Primero encendió 30 computadoras y 12 impresoras láser para producir los boletos. “Usamos algo así como 20 o 30 toneladas de papel”, dijo al programa de televisión de los 90 “Cómo hicieron eso”. Luego preparó $60,000 para enviarlos a Virginia. Desde allí, un hombre de negocios llamado Anithalee Alex Jr., que trabajaba para Mandel, organizó a docenas de contadores para ir a las gasolineras y tiendas de comestibles en la región de Norfolk para realizar compras al por mayor con cheques de caja.

Todo transcurrió sin problemas durante dos días. Pero, horas antes de que se cerrara la ventana de compras, una de las tiendas dejó de venderles. Al final, solo habían pagado entre cinco y seis millones de boletos. El plan infalible no era tan infalible, y aunque era probable que ganara, todavía se trataba de suerte.

Teníamos cinco tipos buscando el boleto en las cajas“, dijo Alex. “Cuando surgió el boleto de $27 millones, todos brincaron seis pies del suelo”.

No solo ganaron el premio mayor, sino que, según el sitio web The Hustle, también obtuvieron otro millón al obtener cientos de premios menores.

Tanto la Comisión de Valores de Australia como el FBI investigaron. Y la Lotería de Virginia intentó detener el pago por un tiempo. Pero todo era perfectamente legal entonces, aunque ya no en la actualidad. El director de la lotería, Ken Thorson, se quejó del plan y le dijo a The Washington Post: “Podríamos recordar la opinión de Thomas Jefferson sobre la lotería, que es una oportunidad para que el hombre común gaste una pequeña suma por la posibilidad de un premio mayor“.

Hablando de pequeñas sumas, aquí está la cosa: los 2.500 inversores de Mandel no se hicieron ricos. De acuerdo con The Hustle, después del pago de impuestos, y el pago a docenas de personas necesarias para llevar a cabo el plan, el grupo obtuvo un retorno de aproximadamente $1.400 en su inversión de $4.000. Convenientemente, Mandel se pagó una tarifa de consultor de $1.7 millones.

Como todo un internacional creador de dinero, Mandel intentó iniciar su propia lotería en Gibraltar en 1993, y luego pasó algún tiempo en una prisión israelí por fraude. Pero en 2016, cuando Planet Money le habló, él vivía en una casa en la playa en el Pacífico Sur, lejos de los frenesíes de Powerball que se apoderan de los Estados Unidos cada vez que un premio mayor aumenta.

Dejar una respuesta