Femsa, principal embotelladora de Coca Cola, pidió un procedimiento preventivo de crisis por la caída de consumo