Fabricio Rodríguez: “La armónica dejó de ser un instrumento de bolsillo para...

Fabricio Rodríguez: “La armónica dejó de ser un instrumento de bolsillo para convertirse en protagonista”

Cuando era chico, Fabricio Rodríguez recibió un regalo muy especial de su padre: una guitarra y una armónica. Con este último instrumento sintió una atracción muy fuerte, un amor a primera vista. Al sacarle sonido, descubrió un mundo sonoro distinto, con exquisitas melodías.

“La armónica dejó de ser el instrumento de bolsillo para convertirse en protagonista de muchos géneros. Hoy juega un papel importante en el tango y el folclore. Para mí es el instrumento que me permitió vivir las experiencias más lindas con la música”, reconoció Rodríguez a La Viola.

En aquellos días, ese chico de Villa María, Córdoba, sintió que la música sería su forma de vida. Esa sensibilidad se apoderó de su cuerpo y de su corazón. Cargado de sueños, y con ansias de gloria, Fabricio se instaló en Buenos Aires para probar suerte. Ahora no solo se lo reconoce por ser un intérprete de la armónica sino también como compositor y cantante. Entre algunas de sus canciones está “Si lo tuviera todo“, un chamamé que compuso en 2006, grabó junto a León Gieco y formó parte del disco del santafesino, Por partida triple.

“Compuse esa canción para León y cuando la escuchó y me dijo que debía grabarla en mi disco, y que él la cantaría conmigo. El mejor regalo fue recibir una versión cantada toda por él”, recordó emocionado Rodríguez.

Otra de sus composiciones es “Solo”, una canción que unió por primera vez en un estudio a Alejandro Lerner con Abel Pintos. “Ya tenía la canción grabada y faltaba la mezcla. Una noche soñé que cantaban juntos Lerner y Abel, le comenté a mi manager y me dijo que mi sueño era muy ambicioso, pero que lo intentara. En ese entonces yo tocaba con Alejandro y me unía una gran amistad con Abel. Simplemente se los propuse y no dudaron. Se juntaron no solo dos músicos increíbles sino dos seres de luz”, destacó sobre el particular momento que vivió en el estudio.

Fabricio, con Abel Pintos.
Fabricio, con Abel Pintos.

Fabricio también estuvo como invitado de Pintos en el disco Revolución para el que grabó armónica y coros en “No me olvides“, “Flores en el río”, “Aventura” y “Aleluya”. Años más tarde, Abel lo invitó a cantar “Cuando llegue el alba”, en el teatro Opera. También estuvo en las cuatro noches del famoso cantante en Obras. “Fueron inolvidables. En 2006 tocamos juntos en alguna que otra peña y después de tantos años de trabajo, ver el éxito de Abel me llena de felicidad, porque en cada segundo de éxito hay mucho trabajo, compromiso y esfuerzo. Nadie más que él merece todo lo que le pasa”, contó con generosa alegría.

Su estilo es ecléctico. Hay rock, country, blues, tango y folclore. Todos estos sonidos conviven en perfecta armonía. También se destacó en la trayectoria de Fabricio, su proyecto Mr. Mojo, la banda cordobesa que formó con amigos en 1996. “Para definir mis influencias debería hablar de León Gieco y lo que su música significa para mí. A través suyo conocí a Bob Dylan, Tom Petty, Bruce Springteen. Pero también a Don Sixto Palavecino, The Chieftains y muchos más. Ahí esta todo, cada vez que compongo surge esa mezcla.

Su último material discográfico, Un día a la vez, editado en 2016, recorre temas clásicos del cancionero popular como así también canciones de su autoría, y una original versión de “Solo le pido a Dios” que es una mezcla de música country con celta. “Era un desafío y un homenaje a León; sabía de sus gustos musicales y mandé a grabar violines y pedal steel a Nashville. También llamé a un grupo de música celta para darle ese sonido Mark Knopfler y, por último, a un coro góspel de 30 personas. Entre todos hicimos una version folk country con un cambio en la introducción que le dio un estilo más irish music”, recordó Fabricio.

El 16 de noviembre, Fabricio Rodríguez se presentará en La Trastienda, con un show que promete ser emotivo. “Estamos preparando un concierto para repasar discos anteriores y obviamente las canciones Un día a la vez. La idea es cerrar esta etapa para darle lugar a nuevas canciones. Y me pone feliz poder contar con Manuel Wirtz como invitado”.

Dejar una respuesta