Estados Unidos investiga a las grandes tecnológicas