Estados Unidos debería ser más estricto con la madera peruana