En un clásico lleno de controversias, el Real vence al Atlético y se transforma en escolta del Barcelona