En 2018, los combustibles aumentaron un 70% y las naftas premium fueron las que más cayeron en ventas