Elecciones 2019: entre la gloria y la extinción