El Teatro Colón recibe por primera vez a la prestigiosa London Symphony Orchestra