El subte porteño ya transporta menos de la mitad de pasajeros