El régimen venezolano deportó a un grupo de parlamentarios europeos que buscaba reunirse con Juan Guaidó