El régimen de Nicolás Maduro liberó a cinco periodistas que tenía detenidos