El régimen de Daniel Ortega liberó a un grupo de presos políticos: dirigentes opositores, campesinos, estudiantes y periodistas