El papa Francisco eludió reconocer a Juan Guaidó como presidente y dijo que teme “un derramamiento de sangre en Venezuela”