El más cruel de los abandonos: empujó y pateó a su perro para que dejara de seguirlo