El linaje clásico de la obra de la Trova Rosarina tuvo su fiesta en el Colón