El juicio al Chapo revela lo poco que serviría un muro contra el narcotráfico