El humor del mundo empeoró, pero en Argentina invertir en pesos es una fiesta