El Gobierno renegoció el contrato de gas con Bolivia y le ofreció un avión como premio por sobrecumplimiento