El FIBA se vuelve anual y se confirma como el gran festival de verano porteño