El aumento en la demanda de fusiles en Brasil obligó a Jair Bolsonaro a modificar el decreto que flexibiliza la posesión de armas