El alcohol altera tus sentidos: si manejás, no tomes