Desmantelaron en Florida una red que enviaba armas a grupos criminales de Colombia