Desde Panamá, el papa Francisco pidió una “solución justa y pacífica” para “superar la crisis” en Venezuela