De la A a la H: el arte también va de un lado al otro en el subte porteño