De fisuras, amor y supervivencia: sobre la magistral película japonesa “Somos una familia”