De Boston a Tucumán, Rosa Incaica mezcla folclore con homenajes a Joni...

De Boston a Tucumán, Rosa Incaica mezcla folclore con homenajes a Joni Mitchell

Hubo, en los últimos días, muchos homenajes musicales para celebrar los 75 de Joni Mitchell. Pero el más especial, para nosotros, probablemente sea la increíble interpretación de Rosa Incaica, en la voz de la soprano Annelise Skovmand, de temas como I don’t know where I stand.

Annalise es estadounidense, de origen danés, pero tucumana por adopción. Y de Tucumán es su pareja y socio musical, el guitarrista Pablo González Jazey. Se conocieron en Boston, en el conservatorio. El amor, y la música, trenzaron la historia que llega hasta su agrupación, bautizada en honor a la piedra sagrada de los incas.

La delicada voz de soprano de Skovmand parece que vuela, por sobre las bases del sonido de nuestro folclore. Pero hay que escucharla interpretando a Mitchell, a Yupanqui o a María Elena Walsh. En las últimas dos décadas, Annelise y Pablo fueron y vinieron, entre los Estados Unidos y la Argentina. Hasta arraigar, aquí, no sólo una vida común, sino un gusto por el folclore que los convirtió en esa rara avis que mezcla la clásica con la popular con asombrosa naturalidad.

Presentes en los escenario que, en todo el mundo, prestan atención a la world music, definen lo suyo como una construcción de “la comprensión intercultural a través de la música”. Su repertorio lo avala: Guastavino, Falú, The Beatles, canciones populares catalanas o Las horas de una estancia, de Ginastera, sobre poesías de Silvina Ocampo. Y Joni Mitchell.