Corren tiempos oscuros para el periodismo mexicano