Cierres y convocatorias de acreedores: las marcas de indumentaria, cada vez más complicadas