César González: “A veces, salir de la cárcel es más duro que entrar”