Buenos Aires y Bogotá lanzaron una iniciativa por la acción climática en ciudades latinoamericanas post COVID-19