Buenos Aires ha sido reconocida por su trabajo para controlar el cambio climático