Bonín realimenta su lazo con el teatro porque “es un lugar de refugio” donde contar lo que quiere