Barry Seal, el piloto traficante que creyó ser más inteligente que el Cartel de Medellín