Barenboim renuncia a dirigir la ópera “Babylon” para someterse a una operación en un ojo