Aunque fueron reemplazados por otras sustancias, los gases que dañan la capa de ozono continuarán en la atmósfera un tiempo más